01 de noviembre, 2016 · Para novias · Comentar ·

9 claves para elegir tu vestido de boda

¿Sueñas con un vestido vaporoso que realce tu talle e ilumine tus ojos? ¿Quieres un traje clásico con una larga cola y un velo de encaje? ¿O estás pensando en algo más atrevido, como una falda de tubo y un gran escote en la espalda? Sea como sea el vestido de tus sueños, los profesionales de las tiendas especializadas sabrán orientarte y ayudarte a encontrar el que buscas. Toma nota de estos consejos, muy útiles para empezar a tomar decisiones.

1. A juego con el entorno. 

Si tienes en cuenta el lugar y la fecha de tu boda ya tienes dos pistas clave para elegir tu vestido de novia. ¿Te casarás una mañana de julio cerca del mar? ¿O una tarde de noviembre en una catedral iluminada por velas? La mayoría de tejidos que se utilizan en la confección de este tipo de vestidos sirven para cualquier época del año, mientras que otros, como el lino o el organdí, son más adecuados para el verano, o el terciopelo y el brocado para el invierno.

2. Piensa cuál es tu presupuesto. 

¿Cuánto te quieres gastar? Díselo a la vendedora de la tienda de novias para que te enseñe vestidos que se ajusten a tus necesidades. Normalmente esta compra supone entre el 10 y el 15% de los gastos totales de la boda. Ten la precaución de reservar algo de dinero para los complementos: velo, zapatos, cinturón, tocado, chaqueta, guantes…

3. No esperes hasta el último momento. 

Para que te hagas una idea, se suele recomendar a las novias que empiecen a mirar vestido unos nueve meses antes de la boda y que lo adquieran seis meses antes. ¿Por qué tanto tiempo? Porque los fabricantes tardan unos cuatro meses en confeccionarlo y otros dos en realizar arreglos y modificaciones, aunque los modelos muy elaborados pueden llevar incluso más tiempo. Si tienes prisa, muchas tiendas sirven encargos urgentes por un poco más de dinero, aunque en este caso tendrás menos vestidos entre los que elegir.

4. Infórmate bien. 

Es muy posible que sea la primera vez que oyes hablar de bámbola, dupión, mikado o chantilly. Y no, no son recetas de postres, sino los nombres de diferentes tejidos y hechuras de vestidos de novia. Así que antes de elegir, infórmate en revistas, blogs o libros sobre las infinitas posibilidades que existen. Puedes hacer un álbum con las fotos de los vestidos que más te gusten, o bien de los detalles y adornos que creas que te pueden quedar bien.

5. Reserva con antelación. 

Si te han gustado muchos modelos de una tienda de novia, llama con antelación para saber qué marcas ofrecen, en qué rango de precios están sus vestidos, si tienen complementos y si hacen arreglos. Muchos establecimientos te darán día y hora para atenderte personalmente y sin interrupciones. No vayas con prisas. Recuerda que estás viviendo uno de los momentos más bonitos de tu vida. Tómate tu tiempo y disfrútalo a tope. ¡Y no vayas sola!

6. Tu toque personal.

Si te hace ilusión llevar el velo que vistió tu madre el día de su boda, una cinta especial de tu abuela o algún elemento que tenga un valor sentimental importante para ti no dudes en decírselo al vendedor de la tienda. Te podrá asesorar sobre la mejor manera de combinarlo con el vestido que elijas.

7. Pide consejo. 

Aunque te parezca que el diseño que te ofrece el vendedor no es de tu estilo o no es lo que imaginabas, escucha su opinión experta. A lo mejor ese vestido que no te gusta cómo le queda al maniquí a ti te sienta muchísimo mejor. De todos modos, la que lo va a llevar eres tú. Y es importante que te sientas cómoda. No compres nunca un vestido que no te guste por agradar a los demás.

8. No te fijes en la talla.

Olvídate del tallaje tradicional y fíjate en cómo te queda el vestido. No te obsesiones con ponerte un modelo de la talla 38 pensando que ya adelgazarás para la boda. Es más fácil hacer arreglos de última hora si te va un poco ancho que si te queda pequeño. 9. Lee el contrato Antes de dar la paga y señal, la tienda de vestidos de novia te entregará un contrato en el que se indicarán todos los datos importantes: el precio, la fecha de entrega, si entran los arreglos gratis o no…

9. Las pruebas finales. 

Para que el vestido esté listo necesitarás probártelo dos o tres veces, pero si no estás segura de que el resultado es perfecto no tengas reparo en pedir alguna prueba más. La primera suele hacerse entre dos y cuatro meses antes de la boda, y tendrás que llevar la ropa interior, los zapatos y los accesorios. La última prueba se hace una o dos semanas antes de la ceremonia. Ve acompañada de tu madre, una hermana o la persona que te vaya a ayudar a ponerte el vestido.

 

Información obtenida de : woman 

Vestidos de novia unicos : Chantú Novias

vestido-de-novia-vicky-martin-berrocal-
vestido-de-novia-granada-pronovias-1182
Ver anterior | reciente

Últimas entradas